?

Log in

No account? Create an account
04 January 2015 @ 06:48 pm

Reto Palabras
RETOSCollapse )
 
 
19 July 2015 @ 11:10 pm
leer másCollapse )
 
 
09 May 2015 @ 01:08 pm


Juego

Leer...Collapse )

 
 
25 April 2015 @ 10:18 pm
No sabía si tenía sus ojos cerrados pero una cosa era seguro, no necesitaba bajar sus párpados para soñar e imaginar libremente, desde niño le era casi un don perderse por horas, sin embargo, las personas de su alrededor creían que era su método de escape debido a su reciente desgracia,  el quedar ciego justo en el momento que su carrera como escritor comenzaba a progresar pudo generar que el callado e inexpresivo Kyungsoo, no quisiera ser consciente de nada para evitar el sufrimiento pero estaban muy equivocados.

Fue una corta carrera, solo alcanzó a publicar dos libros, siendo el último todo un éxito y si bien estaba pensado para un saga, era obvio que en su estado ya nada podía hacer, por más que su editor se ofreciera como secretario para transcribir sus ideas, Kyungsoo no se sentía cómodo con esa opción.

Sinceramente se había dedicado a la escritura porque le gustaba la soledad, le encantaba estar arriba en su nube de pensamientos y ausentarse largos periodos de la realidad y hasta este incidente nadie se había percatado de eso pero ahora, todos parecía querer saber cada disparate que se cruzaba por su mente sobrepasando sus propios límites de paciencia.

"Largo" dijo seriamente dejando a sus amigos callados.

"Vamos, Kyungsso, queremos ayudarte so-" habló Baekhyun.

"Que se larguen" insistió oyendo como se removían incómodos en sus lugares.

"Amigo, sé que esto es doloroso para ti pe-" dijo Chanyeol.

"No lo es" volvió a interrumpir "No me siento mal pero están invadiendo tanto mi espacio que ya no les tolero, sé que quieren ayudarme pero sinceramente sería un alivio si mantuvieran sus rutinas de visitas como antes, ahora son un estorbo" habló serenamente, sabía que sus palabras habían herido más de alguno pero tenía que ser honesto, antes de terminar odiándoles de verdad.

"¿Eso es lo que quieres en verdad?" preguntó Junmyeon cautelosamente.

"Sí"

"De acuerdo" sentenció algo dolido.

Y una avalancha de ruido le golpeó, uno a uno fueron dejando su living mientras escuchaba uno que otro susurro en protesta y cuando el silencio volvió a reinar a su alrededor, se permitió suspirar y mover su tensado cuerpo.

Era esto lo que necesitaba. Esta paz y silencio. Solo así podría salir adelante y plantearse como siempre frente a sus amigos.

Pero al parecer no todos comprendían el mensaje.

"¿Kyungsoo? ¿qué sucedió con los chicos?" habló una voz preocupada atravesando su piso a toda prisa.

No recordó que le había dado a su hyung, una copia de su llave en caso de emergencia.

"Quería estar solo" respondió esperando que no se sintiera ofendido.

"¿En serio?, en ese caso volveré más tarde" habló Minseok suavemente.

"No es necesario" exclamó levantándose.

Porque misteriosamente se sentía tranquilo en su compañía, Minseok era  respetuoso con sus viajes imaginarios, no interrumpía sus silencios, no se burlaba de sus incesantes murmullos y no cuestionaba sus complicadas preguntas.

"No tienes que ser modesto conmigo, si quieres que me vaya me iré"

Pero la verdad es que no quería, las mariposas que él sentía cuando el mayor  recorría su metro cuadrado, era el combustible que necesitaba para continuar desconectado de todo, porque al volver su presencia seguiría allí esperando por él.

"No quiero que te vayas" respondió y por las vibraciones del aire supo que el mayor sonreía, aumentando sus emociones.

"¿Tienes hambre? traje un poco de tarta" habló invitándole a acercarse.

 Siguiendo los pasos del mayor se dejó caer en la silla del pequeño comedor que recordaba mientras que  otra vez olvidaba si tenía sus ojos abiertos o no, si bien una parte de él quisiera ver los movimientos del mayor la realidad era que ya los había memorizado y con su don podría crear otros escenarios y regocijarse por la imagen, en silencio y en privado.
 
 
25 April 2015 @ 01:15 pm
Era algo ya habitual. Se quedaba en silencio, muy quieto y mirando a ningún punto en particular. Parecía en trance y mantenía una respiración acompasada, y Junmyeon podía jurar que sólo había pestañado cuatro veces en los pasados cinco minutos.

La primera vez se había asustado, y había reaccionado chasqueando los dedos y moviendo las manos con el fin de llamarle la atención. Pero no daba signos de respuesta. Seguía sin enfocar la mirada. Y al cabo de un instante, despertaba y le sonreía como si nada hubiese pasado. “Perdona, pensaba en algo” le decía con su boca tan graciosa.

Junmyeon realmente tenía curiosidad por saber qué era ese algo. ¿Un chico, una chica quizás? ¿Alguna preocupación? Fuera lo que fuera, solía absorberle por completo por un lapso de varios minutos donde no parecía seguir siendo terrícola del planeta.

No obstante, ya era usual. Junmyeon podía estar contándole de su día en la universidad, o sobre lo bonita que le parecía Lee Seulgi con su nuevo corte, y si el silencio le recibía, significaba que Jongin estaba otra vez entre las nubes. Entonces el más bajo suspiraba y se limitaba a esperarle, mirándole con un poco de impaciencia.

Pero entonces miraba su reloj. Se hacía tarde, pensaba para sus adentros, y todavía tenía que estudiar un poco para el próximo parcial.

Y se inclinaba hacia adelante y le besaba desvergonzadamente. Jongin pestañeaba como idiota y enfocaba la vista, esta vez bastante sonrojado.

—Vamos —le decía el mayor, arrastrándole de la mano e ignorando sus disculpas—. Deja de colgarte tanto.

Pero no le molestaba. Claro que no. Porque Jongin podría quedarse entre nubes todas las veces que quisiera, él se encargaría de traerlo a la realidad.
 
 
 
25 April 2015 @ 12:33 pm

Nefelibata

El cielo por abajo, la tierra por arriba. ¿Quién hubiese pensado que alguna vez las personas podrían vivir un acontecimiento semejante?

El chico palmeó su rostro porque sus ojos aún no podían creer lo que veían. Caminaba por el cielo, sus pies pisaban cada una de las esponjosas nubes rosadas. Sí, rosadas, porque en ese mundo no eran blancas. Miró nuevamente hacia arriba, la tierra, en ese lugar pasaba un río y los peces paseaban por el agua sobre él, saludándolo. Les devolvió el saludo y siguió caminando.

Pero entonces se tropezó y cayó al suelo, y muy diferente a lo que pensaba, la nube no era suave.

Park ChanYeol, ¿de nuevo durmiendo en clase?

El chico le dedicó una de sus más grandes sonrisas a la profesora.

Lo siento, maestra, no lo volveré a hacer.

La mujer suspiró y negó con la cabeza, volviendo al frente para seguir con su clase. Mientras tanto, ChanYeol volvía a crear en su mente algún otro mundo que se le pudiese ocurrir.

 
 
03 April 2015 @ 07:15 pm
Una tontería. Risillas avergonzadas. Mejillas pitando.

Pies que se encuentran debajo de la mesa y se entrelazan. Porque hace frío, es la excusa. No está de más un poco más de contacto humano. Nunca con ellos.

Un sorbo de café. Una mirada cálida. Una mano en el corazón, una sonrisa en la boca.

Afuera llueve, y nada mejor que quedarse en casa. Una canción que remonta recuerdos bien nítidos y suyos, y que alegremente los comentan, riéndose una vez más.

Minseok se recuesta en su hombro, porque quiere, porque puede, porque ahí hay olor a hogar, porque ahí está su casa. Luhan le besa la sien, porque le gusta ver su reacción, porque necesita besarle cada centímetro de su cuerpo y recordarle que es hermoso y suyo.

Besos de café. Ojos cafés.

Terminar las bebidas y mirarse a los ojos es lo mismo que decir “te quiero”, tomarse las manos significaba “no me sueltes” y la sonrisa que le sigue a esto que no era una mala idea hacer esto por el resto de sus vidas.

Más risas. Más muecas azoradas. Una tontería. Dos tontos. Dos enamorados.


esto es, justamente, una tontería/cliché, pero mi imaginación está muy muy pobre estos días
 
 
03 April 2015 @ 07:03 pm



Café

Leer...Collapse )

 
 
03 April 2015 @ 05:36 pm
RETO- CAFÉ


"¿Qué va a ordenar?" le preguntaron sacándolo de su burbuja.

"Un Americano" murmuró casi en automático. Pagó y esperó que le llamasen.

Se arrinconó a un lado del café y siguió con sus pensamientos. Se cuestionaba qué hacía en un café, pidiendo una bebida que no le gustaba, mientras otra de sus voces le exigía que devolviese su trasero a la sala de ensayo, mientras otra de tono más bajo repetía una y mil veces ¿por qué?, por qué estaba allí, por qué se obligaría a beber algo que le desagradaba totalmente, por qué ha dejado el ensayo a medio camino, por qué se sentía así, por qué había aventado su celular contra la pared, por qué no dejaba de llorar por las noches, por qué no podía dejar de sentirse tan solo y perdido.

Estaba confundido, se sentía a la deriva y nadie podía sacarlo de allí, quizás el sabor amargo del café podría ayudarle a despabilar, tal vez solo necesitaba hacer algo fuera de su rutina para volver a sentirse como antes.

¿Y cómo era antes?

Hacer las cosas sin pensarlas, disfrutarlas, improvisar actuar con la corriente, sonreír, gritar de la alegría, sentirse ligero y en su lugar pero últimamente se sentía miserable y sus malos pensamientos comenzaban a hundirle cada segundo un poco más.

"¿Jongin?" llamaron desde el mesón y se acercó apenas pudo hasta el barista "¿Americano?" preguntó y el confirmó su orden con un movimiento lastimero de cabeza.

Con la vista cansada siguió los movimientos del muchacho, ágil y precisos, elegantes pero fuertes, su rostro serio debido a la concentración le hizo sentir envidia. Quizás él nunca dudaba, parecía ser tan maduro y centrado que Jongin se imaginaba que ese hombre nunca cuestionaría sus pasos, ni decisiones y sin darse cuenta, eso le hizo sentir aún peor.

"¿Te encuentras bien?" le interrogó preocupado y Jongin se odio por haber llamado su atención.

"Sí, solo estoy cansado" respondió a secas evitando la mirada del barista.

"Pareces cansado de la vida" comentó enviándole una mirada cuidadosa y no respondió "No pareces ser del tipo que le gusta el café".

"No me gusta" respondió a secas.

"¿Entonces...?"

"Asuntos personales" contestó incómodo.

"Vaya... la gente normal se ahogaría en alcohol en esos momentos, tú definitivamente eres diferente" Jongin odiaba la forma confianzuda con la que el muchacho hablaba con él. Detestaba que leyeran, que le notaran, que simplemente gastaran un poco de su tiempo con él, en esos momentos no lo necesitaba, solo quería tomarse el maldito café y escupirlo, hasta sentir que su mente por fin se concentraba en otra cosa que no sea su dolor.

"Aunque sería mejor que te encerraras hacer algo que realmente te gusta" siguió mientras llenaba el vaso de tamaño grande.
Jongin pestañeó, ¿y qué era lo que le gustaba ahora?

"O leyeras algo para distraer tu mente, hacer algo que no te gusta solo provocará que te enfurezcas aún más contigo mismo" terminó dejándole su pedido sobre el mostrador mientras le regalaba un simple sonrisa.

Idiota. Pensó Jongin a sus adentros, una por él, porque era cierto una vez que se tomara ese contenido amargo y espeso se odiaría por el dolor de estómago que le provocaría y también por el muchacho llamado... Minseok, que parecía ser un psicólogo a tiempo completo oculto en aquel café.

Tomó el vaso con furia y salió del local intentando olvidar la plática bebiendo el contenido con prisa encontrándose con que no era Americano, si no un té de miel con limón.

Su favorito.

Maldito bastardo. Volvió a pensar ahora bebiendo con más ímpetu, avergonzándose de que su interior se sentía conmovido y razonando que quizás la vida no era tan mala después de todo.
 
 
15 March 2015 @ 06:30 pm
Era su día libre, era un día sin de preocupaciones, lejos del desorden y los gritos de sus hijos. Un día para papá fuera de la casa al menos ese era el plan pero no se sentía tan bien como esperaba. No había recibido ninguna llamada, algún mensaje o algún correo pidiendo ayuda y eso le estaba preocupando. ¿En verdad le estaría yendo tan bien a Lu Han con los niños?.

Jaemin y Sokyun, eran gemelos. Les había adoptado meses después de nacer y de eso ya han pasado cinco años, ser padre soltero ha sido un trabajo pesado pero sin duda el más satisfactorio. Amaba a sus hijos, más que a sí mismo.

Jaemin, era escandalosa, alegre y muy independiente, si por ella fuese todo el mundo seguiría sus órdenes sin chistar, así que en parte la personalidad demandante de su hija le tenía aún más preocupado, ¿podrá Lu Han manejarla?.

Por otro lado Sokyun, era callado y tranquilo, él jugaba solo y sin prestarle atención a nadie más excepto cuando tenía hambre o necesitaba algo de algún lugar alto, el carácter indiferente no le alteraba, solo esperaba que Lu Han no se lo tomase tan personal.

—¿Ocurre algo? — preguntó su amigo Junmyeon, al ver que no dejaba de revisar su teléfono cada cinco minutos.

—He dejado a los niños con alguien— comentó suspirando de preocupación.

—Un niñero— era la segunda vez que lo escuchaba y seguía sin agradarle.

Lu Han era el nuevo compañero de piso de Sehun, se lo había topado un par de veces en el ascensor y en el lobby, parecía ser buen chico, le agradaba a sus hijos y cuando le pidió si podía cuidarlos para él poder ir a jugar un partido amistoso con sus amigos aceptó emocionado.

—Más o menos.

—Dejar a los niños a cargo de otra persona, es incluso más estresante que traerlos contigo— habló y de inmediato simpatizó con sus palabras, Jumnyeon también tenía una hija de tres años, así que a diferencia de su mejor amigo Jongdae; el cual le había aconsejado preparar una demanda por posibles daños irreparables, solo para prevenir, sentía que con él definitivamente podría encontrar un poco de paz y consuelo hablando libremente del tema— no dejas de imaginarte cosas horribles y peligrosas que podrían ocurrirle a tus hijos si es que el niñero se llega a descuidar por un segundo, sin mencionar el miedo que te da cuando no te llama, si eso ocurre, deberías comenzar a preocuparte de inmediato, un extraño no puede cuidar bien a tus hijos, siempre habrá inconvenientes, sobre todo con la hora de la comida.

—¡Junmyeon, tu celular no deja de sonar!— interrumpió Chanyeol molesto.

—Bueno, te dejo Kyungsoo debe estar a punto de estrangular a alguien— se despidió alegremente, sin darse cuenta que había aumentado al doble su preocupación.

¿Y si Lu Han no era tan buen como se veía?, podrían estar sus hijos ahora mismo viviendo una tortura y él no lo sabía, quizás ese muchacho de rostro infantil y dudosa sonrisa, no era más que un descuidado y solo había aceptado cuidar a los niños por la comida y la televisión gratis.

¿Qué tal si ahora mismo estaban en un hospital producto de algún accidente?

Joder

Necesitaba hacer una llamada.

Bip-bip

Y aquel sonido que tanto esperó durante la mañana al fin llegó. Asustado abrió la bandeja de entrada encontrándose con una foto un tanto peculiar. Estaban los tres muy juntitos, al parecer recostados sobre el sillón haciendo unas muecas graciosas a la cámara, ¿eran dinosaurios?.

IMG_6648

'Acabamos de ver las Tortugas Ninjas, Sokyun dice que eres Raphael y Jaemin quiere que llegues rápido a casa para jugar. Tengo todo bajo control así que puedes tomarte todo el tiempo que quieras, ¡adiós!"

Al diablo con el segundo tiempo, él iría a casa a jugar con sus hijo y el niñero, podía pasar su día libre siendo Raphael y comer pizza en el suelo.